Datos personales

Mi foto

Me llamo Lola y soy, igual que el protagonista de aquella novela de Rabih Alameddine, contadora de historias...

martes, 22 de julio de 2014

Despertar...

          Luego, de repente, al bosque llegó la lluviaPrecedida de un relámpago que rompió la noche. Acompañada por un trueno que hizo temblar a los viejos árboles.

Titus B. tomó en sus brazos el Libro Grande y lo apretó mucho contra su pecho. Y buscó con desespero –alumbrado por la decena de asustadas luciérnagas que habían acudido a su encuentro al saberlo despierto de nuevo- el Manuscrito Voynich. Y me entregó el Libro Grande para que yo lo protegiera mientras él tanteaba, nervioso, el suelo mojado con sus manitas.

No lo encontró.

Ni la luz de las luciérnagas ni el fuego del siguiente rayo nos dejaron verlo. El Manuscrito Voynich se había hecho nada bajo la lluvia. Aquella lluvia fría que llegó para borrar del bosque cualquier retazo de otro mundo...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...