Datos personales

Mi foto

Me llamo Lola y soy, igual que el protagonista de aquella novela de Rabih Alameddine, contadora de historias...

lunes, 3 de junio de 2013

42. El último secreto

- ¿Adónde vas, Titus B.?

- Dónde vamos, dirás, mujercita.

Me mira de pie desde el suelo y, como es tan chico, tiene que levantar mucho la cabeza si quiere clavarme esos ojillos suyos de viejo enfadado.

- ¿Por qué?

Da media vuelta y agarra una de las pocas sillas de su tamaño que hay en la estancia. A la llama solitaria del candil que espanta la noche en la sala de la Torre, el rostro muy serio del duende se llena de sombras.

- Mira lo que encontré.

Va hasta la estantería que tiene más cerca. No le hace falta encaramarse a ningún sitio ni nada para coger el libro que quiere mostrarme. Tira de él. Titus B. tiene mucha fuerza para ser tan anciano y tan pequeño. Lo abre en canal. Lo hojea, chuperreteándose el dedo índice para pasar las hojas, y al final se detiene en una página. Vuelve a la silla y se sienta.

- Mira.

Me agacho a su lado. Huele a heno, Titus B. Siempre huele a heno. Miro lo que quiere que vea. Un grabado de Alberto Durero llamado Melancolía I:


Alberto Durero, "Melancolía I" (1514)
Alberto Durero, Melancolía I (1514)

- El ángel de la estampa no encuentra lo que busca, por eso se desespera... Nunca obtendremos oro del plomo, mujercita. La alquimia no es más que una metáfora de la senda que han de recorrer las almas en su búsqueda de la perfección perdida.

Levanto los ojos y miro al duende.

- Pero Roger el maestro siempre dice... Si nos vamos, ¿qué pasará con Nimue?

Cierra el libro y se encoge de hombros. Está llenito de sombras y muy triste, Titus B.

- Ella tiene su lugar.

Regresa al pie de la estantería y devuelve el tratado a su sitio. Sin mirar atrás, toma el Libro Grande -que llevaba desde ni se sabe agazapado en un rincón- y se encamina hacia la puerta. Yo, que sigo acuclillada, me incorporo.

- ¿Y el maestro Roger? ¿Ni siquiera le diremos adiós?

Empuja la puerta por toda respuesta. Tras ella hay una escalera de caracol muy larga que desciende a lo largo del torreón a oscuras.

Tomo el candil y voy tras él. Bajamos peldaño a peldaño. Cruzamos salas, pasillos y puertas. Todo está abierto y solo a nuestro paso. Dispuesto a dejarnos marchar. Al llegar a la verja de la entrada nos detenemos. Los dos. Sin que ninguno hubiera tenido que decir detente un momento al otro. Volvemos la vista atrás...

La Villa de los Maestros se ha desvanecido.

2 comentarios:

  1. Acabo de descubrir tu blog y que decirte… me ha encantado . El mundo de los grabados y la literatura siempre me ha atraído y, entre todos, Durero es mi favorito. La has clavado ;) Te has ganado un seguidor.
    Felicidades por tu post y muchos ánimos con la iniciativa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias, Marc! ¡Me alegro muchísimo de que te haya gustado! :D

      Si te digo la verdad, hasta ahora apenas conocía la obra de Durero, y no podía imaginarme que algunos de sus trabajos pudieran tener relación con el mágico universo de los alquimistas. Gracias al estudio de este tema descubrí esta obra enigmática y maravillosa, y a este pintor hasta ahora tan desconocido para mí.

      Y gracias de nuevo, por tu tiempo y tus palabras :)

      ¡Un abrazo!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...