Datos personales

Mi foto

Me llamo Lola y soy, igual que el protagonista de aquella novela de Rabih Alameddine, contadora de historias...

domingo, 24 de marzo de 2013

39. El bosque sin mí...


- Has perdido la cabeza.

Los ojillos del duende miran al frente, fijos en una parte cualquiera del infinito.

- La has perdido, mujercita.

Vistos así, de perfil y sin las lentes que los haga parecer tan grandes, semejan dos bolitas animadas perdidas en mitad de una nada que no reconocen.

A nuestros pies un mundo completo toma forma y vida. Sobre las cabezas solo azul. Un azul negrísimo ya. De noche. Y la luna redonda cual galleta plateada.

Las botitas negras del duende apenas recuelgan del balcón. Con lo chico que es. Casi no sobresalen del alféizar de la ventana. Pero está aquí, sentado junto a mí, agarrado miedoso a mis faldas.

- Ese hombre es el maestro.

Se vuelve para mirarme y soy yo ahora la que evito unos ojos muy tristes. A lo lejos un millar de lucecitas parecen haber encendido el bosque. Se mueven frenéticas de un lado a otro y por eso chocan muchas veces entre ellas y con los árboles. Son las luciérnagas...

Lo demás es quietud.

Nada parece haber cambiado allí abajo más que él y yo, que ya no estamos.

¿Qué ha de ser de nosotros, Titus B.?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...