Datos personales

Mi foto

Me llamo Lola y soy, igual que el protagonista de aquella novela de Rabih Alameddine, contadora de historias...

jueves, 13 de diciembre de 2012

23. Macrocosmos / Microcosmos

Titus B. tiene las manos muy chicas. Mucho. Y bien regordinas. Tanto que ni siquiera se distingue en ellas dónde acaba y dónde empieza una falange. Pero son muy diestras. Casi resulta increíble. Casi podrías decirme anda ya te lo estás inventando. Pero no es así. Son diestras de verdad y hoy están sentadas en el suelo. Bajo ese letrero que a esta hora no hace sombra porque ya se está haciendo de noche. Mastica almendras. Las pela con esmero. Se las lleva hechas cachitos a la boca y las mastica con más esmero aún. Yo me siento enfrente. El duende no me mira. Solo tiene ojos para las doce almendras que encontré en la tierra.

- Ya no estoy triste. Qué te creías.

Lo ha dicho él. ¿Cuánto hace que no lo escucho hablar?

- Era el cosmos.

Era el cosmos. El cosmos era el que estaba triste. Él no. Él nunca. Menos delante de mí.

- ¿Acaso no sabes nada del microcosmos? ¿Qué es el microcosmos, mujercita?

El microcosmos. Sí que sé. Claro que sé. Alguna vez, hace mucho tiempo, ese concepto entró en mi cabeza. ¿Se saldría luego? El microcosmos eres tú -no se salió- y soy yo. Es cada una de las pequeñas partes de que está compuesto eso tan grande llamado Universo.

- Y qué pasa con el microcosmos cuando el macrocosmos se pone malo.

No deja de pelar, desmenuzar y masticar. No me mira. Me pone nerviosa.

- Que se pone malo también, creo.

- Uno es el espejo del otro. Lo que está abajo estará arriba. Lo de arriba, abajo. Macrocosmos / Microcosmos.

El primero y más principal principio de la alquimia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...