Datos personales

Mi foto

Me llamo Lola y soy, igual que el protagonista de aquella novela de Rabih Alameddine, contadora de historias...

martes, 25 de septiembre de 2012

8. Cuerpo de cobre. Alma de oro

Nicolás Flamel
Nicolás Flamel
«El cobre no descansa hasta convertirse en oro», eso decía el maestro Eckehart: el cobre que no es cobre, sino espejo en el que se miran cuerpo y alma, cada cual andando su propio camino de perfección.

Tu cuerpo y tu alma, mi alma y mi cuerpo, da igual.

Que el cobre es el cuerpo. Y el oro el alma: el alma cuando llega a ese estado que la hace sagrada como el sol. Inmutable. Inmortal.

Para Nicolás Flamel (1330 – 1417) -aquel hombre de fe que fue alquimista- la Obra alquímica: <<hace bueno al hombre porque de él arranca la raíz de todos los pecados, haciéndole generoso, manso, piadoso, creyente y temeroso de Dios, por malo que haya sido. Porque desde ahora estará siempre lleno de la gracia y la misericordia que ha recibido de Dios y de la profundidad de sus maravillosas obras>>. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...